martes, 9 de septiembre de 2014

Castellani y el Apocalipsis, XII: La Primera Copa

XII

La Primera Copa

En esta oportunidad vamos a analizar un pasaje con interesantes consecuencias en la interpretación del Padre.

Sabido es que Castellani sigue la teoría de la recapitulación, sin embargo, no pretenderemos con este artículo contradecirla ut sic, sino tan solo mostrar la mala aplicación que el Padre hace de ella.

Veamos.

El Padre traduce y comenta, énfasis nuestros (pag. 191 y sig.):

"Y escuché en el Templo
Una voz grande
Diciendo a los siete ángeles:
-"Andad ya y volcad
Las Siete Redomas
De la ira de Dios sobre la tierra-
Y salió el primero
Y volcó su Redoma en la tierra-
Y apareció una úlcera
Mala y obscena
En los hombres que llevan
La marka de la Fiera
Y se arrodillaron a su imagen."

Destas siete misteriosas y desconcertantes Redomas, excepto la Primera y la Sexta, no encuentro apoyo en los Santos Padres para entender las "Plagas", o castigo de los últimos tiempos. Lo cual se explica: ellos estaban demasiado lejos de su realización.
Esta Primera Plaga, sí: los Santos Padres la interpretan literalmente, como la plaga sexta de Moisés -Éxodo, IX, 8- que según los rabinos judíos fueron almorranas ("ulcerae et vessicae turgentes"). La Vulgata traduce "una llaga fiera y pésima"; el texto griego dice "mala y fea" ("ponerón"); "ferum et foedum" tradujeron los Padres latinos; los cuales dicen será una úlcera en las partes genitales. Es la sífilis; la cual aparece como enfermedad endémica en el siglo XVI; gran novedad para las gentes del llamado "Renacimiento", que  comenzaron a achacársela a los vecinos unos a otros: "mal francés", "buba de las indias", "mal ruso", "mal persa". Sabido es que ataca "a los que no tienen el signo de Dios sobre la frente", casi sin excepciones; ataca a los que siguen el signo de la Bestia.
Si va a venir otra más última -es decir, peor-  todavía, yo no lo sé. Esta me parece bastante".

Con respecto a la versión notemos simplemente la traducción un tanto tendenciosa al verter πονηρὸν como "obscena" cuando parece que la versión correcta es "maligna" o "dolorosa", según otros.

En cualquier caso la exégesis es simplemente mala. Muy mala.


De estas plagas se dice que son las "novísimas", las últimas, y no sin razón, pues deben interpretarse este término en el sentido no sólo de que después de ellas no habrá otras sino de que ocurrirán hacia el fin.

En cuanto al método que sigue de interpretar ésta y la sexta en forma literal-crudo y las demás de manera simbólica, francamente es un principio pésimo.
En primer lugar porque las plagas de Egipto, que eran figuras de las Trompetas y Copas, fueron literal-crudas y no hay razón alguna para apartarse de este sentido en estas plagas del Apocalipsis.
En segundo lugar porque se deben interpretar todas o literal-crudo o literal-simbólico. Eso de andar eligiendo cuál sí y cuál no, no es buena exégesis. Y si se presenta alguna dificultad a la hora de interpretar literal-crudo las otras cinco copas entonces tal vez lo que habría que hacer es ver dónde puede estar el error que impide interpretarlas de la misma manera que a la 1 y 6 Copa.

Pasemos a la interpretación propiamente dicha.

Es imposible que la primera copa ya se haya derramado pues el texto dice clarísimamente (y lo mismo se vé en la 5 Copa) que se derrama sobre los que tienen la marca de la Bestia.
Según esta interpretación de Castellani la Bestia ya ha venido desde hace algo más de 500 años; según esto, el reino del Anticristo va a durar más de tres años y medio (o mejor dicho, esa cifra de años debe entenderse en sentido figurado); según esto, la marca de la Bestia no tiene nada que ver con comprar y vender; según esto, etc. etc. etc.
Saque el lector otras conclusiones si las hallare. Pero con estas bastan y sobran.

¿Cómo puede Castellani después de esto venir a criticar a Allo, el cual afirma que los 1260 días del reinado de la Bestia del Mar representan toda la duración del mundo, cuando para él implican más de 500 años?

¿Qué tiene que ver la Marca de la Bestia con el pecado contra el sexto mandamiento?

¿Cómo hemos de entender el texto cuando dice:

"Y hace que a todos, los pequeños y los grandes y los ricos y los pobres y los libres y los siervos, se les ponga una marca en su diestra o sobre su frente" (XIII, 16)?

¿Debemos pensar que el Anticristo va a obligar a todos a cometer este pecado?

Por último, Castellani termina diciendo: "Sabido es que ataca "a los que no tienen el signo de Dios sobre la frente", casi sin excepciones; ataca a los que siguen el signo de la Bestia."

¿Qué hacemos con el "casi"? ¿Cuándo nos veremos libres de esta clase de exégesis? ¿Cuándo tomaremos en serio las Palabras Sacras? ¿Cuándo desterraremos de la exégesis los "casi", los "aproximadamente", los "más o menos" y otras tantas palabritas que terminan por diluir toda interpretación? ¿Cuándo nos convenceremos de la rigurosa exactitud de las Palabras divinas?

¡Lo que pueden un mal principio y una pésima aplicación!

Vale!