domingo, 29 de diciembre de 2013

Notas a la Escritura Santa, I. El Propietario vigilante por Thibaut

  
Nota del Blog: comenzamos esta nueva sección del Blog dedicada a analizar textos aislados de la Sagrada Escritura, desde distintos puntos de vista (gramatical, exegético, etc). La más de las veces serán notas cortas tomadas de diversos autores.

I

La Parábola del Propietario Vigilante

En el interesantísimo libro del P. Thibaut[1], lleno de excelentes ideas, encontramos estas palabras:

El decorado evangélico es también de una extrema sobriedad; a menudo hay falta o insuficiencia de información sobre el cuadro local, temporal o personal de las logia (palabras)… la mayoría de las cuales fueron en su momento palabras ocasionales, perfectamente adaptadas a los oyentes del momento y sacando de sus preocupaciones o de su situación un complemento de significación de ninguna manera despreciable… Por ahora un ejemplo sugestivo será suficiente… Se trata de la pretendida parábola del Propietario vigilante (Mt. XXIV, 43; Lc XII, 39). Generalmente se la interpreta como una sentencia general, sin dependencia del tiempo, lugar o personas. “Comprended bien esto, porque si supiera el amo de casa a qué hora de la noche el ladrón había de venir, velaría ciertamente y no dejaría horadar su casa.” Es, se dice, un modelo de vigilancia que Cristo propone acá a los discípulos, como lo muestra lo que sigue: “Por eso, también vosotros estad prontos, porque a la hora que no pensáis, vendrá el Hijo del Hombre”. Nosotros somos de una opinión completamente opuesta: “el logion es una lección de cosas y no toma su vero sentido más que en el cuadro real que lo ha provocado. Jesús pasa con sus discípulos ante una casa cuya muralla horadada denuncia el éxito de un ladrón nocturno; aprovecha la ocasión para ilustrar la seca comparación que se encuentra en otros lugares: “El Hijo del hombre vendrá como un ladrón” (I Tes. V, 2; II Ped. III, 10; Apoc. III, 3; XVI, 15). Señalando con el dedo: “Sabedlo bien, les dice, porque si el dueño de casa hubiera sabido la hora de la venida del ladrón, hubiera vigilado y no hubiera dejado horadar su casa” (como lo veis).[2] Lo que el logion pone de relieve no es, en absoluto, la vigilancia del propietario; la muralla horadada prueba, por el contrario, que el desgraciado no ha vigilado para nada, sino que ha sido víctima de la sorpresa. Y bien es esta sorpresa, sobre la cual los discípulos tienen ahora un sentimiento muy vivo, la que les debe servir de lección. El Hijo del hombre vendrá en efecto como un ladrón, y al igual que el dueño de la casa horadada, ignorarán la hora de Su venida. No hay más que un medio, uno solo, de no ser tomado de improviso y es el de estar siempre listos...”[3].

Estas palabras prueban, entre otras cosas, que este pasaje de San Mateo, insertadas en su Discurso Parusíaco, no fueron dichas en el Monte de los Olivos sino en otra ocasión y traídas a colación por el Evangelista en razón de la materia. Sobre este modo de componer el Evangelio ya hemos hablado algo en nuestro estudio sobre el Discurso Parusíaco y allí nos remitimos.

Vale!





[1] Le sens des paroles du Christ, Desclée, 1940.

[2] El hecho de que los verbos saber (ᾔδει), vigilar (ἐγρηγόρησεν) y dejar (ἀφῆκεν) estén en pluscuamperfecto y no en subjuntivo como quieren Straubinger, Bover, Crampon, etc. (que además omiten el “hubiera vigilado” en el pasaje de San Lucas) es un interesante indicio que confirmaría la exégesis del ilustre jesuita.

[3] Pag. 24-25. Texto levemente modificado.